¿Cómo hago mi lista de invitados?
Bodas

¿Cómo hago mi lista de invitados?

Una de las decisiones más difíciles de una boda es decidir si queréis que sea grande o más bien íntima. En base a esta decisión calcularéis el número aproximado de invitados y escogeréis el lugar donde celebraréis vuestro día especial (su tamaño depende de la cantidad de asistentes), el número de detalles que comparéis y un sinfín de detalles más relacionados con la organización.

Es por estas razones que, como veis, preparar la lista de invitados (aunque solamente sea aproximada) es uno de los asuntos que se debe cerrar con mayor antelación. Si no sabéis cómo calcular el número de invitados, te mostramos paso a paso cómo hacerlo:

  1. Decidid el tipo de boda que queréis

Como te hemos comentado al principio, una de las primeras decisiones que debéis tomar es si preferís una celebración con un elevado número de asistentes o todo lo contrario: una boda íntima con un reducido número de invitados. Ambas opciones son totalmente válidas, por lo que debéis decantaros por aquella que más se adapte a vuestra personalidad y a lo que buscáis para el día en el que vais a sellar vuestro amor. Solamente es cuestión de estimar, más o menos, cuántos queréis ser en total.

  1. Preparad una lista aproximada de invitados

El segundo paso para hacer la lista de invitados es preparar un listado aproximado de a cuántas personas queréis invitar. No tenéis por qué cerrar la lista definitiva con muchísima antelación, sino que se trata de hacer, más bien, un borrador que os sirva para empezar a tomar otras decisiones de organización.

Es momento de decidir, por ejemplo, si invitareis a familiares lejanos, a vuestros compañeros del trabajo o a antiguos compañeros de clase; o si os limitaréis a familiares cercanos y amigos. Aseguraos de que cada invitado es importante para vosotros y de que realmente queréis que esté presente en vuestra boda.

Por lo tanto, en esta etapa es imprescindible tener una idea aproximada del número de invitados con tiempo suficiente para empezar a tener en cuenta otras cuestiones. Podéis estimar esta cifra en números redondos con múltiplos de 50. Para ello, calculad al alza las personas que podrían asistir, incluso aquellas que después acabéis eliminando o que sepáis que es probable que no asistan. Es mejor pasarse de largo que después quedarse corto. De esta forma, sabréis qué tipo de celebración será la vuestra y podréis empezar a buscar espacios que puedan acoger a vuestros invitados.

  1. Calculad el presupuesto

Calcular el número de invitados os servirá no solamente para saber cómo de bien estaréis rodeados durante vuestro día especial, sino que también os ayudará a estimar el presupuesto de la celebración. El número de invitados está ligado al presupuesto de la boda, por lo que sed realistas y reflexionad sobre la siguiente cuestión: ¿a cuánta gente os permite invitar el presupuesto que os habéis fijado?  En función de vuestra respuesta podéis ampliar el número de invitados o deberéis reducirlo.

  1. Escoged a los invitados y agrupadlos por categorías

Llegados a este punto, es momento de preparar la lista definitiva. Debéis escoger los invitados y para ello existe un truco: que cada uno de vosotros cree una serie de grupos o categorías en los que introducir a vuestros invitados, es decir, familiares cercanos, resto de familia, amigos, compañeros de trabajo, antiguos compañeros de clase y amigos del pasado. A partir de aquí cada uno debe decidir quién es más o menos necesario en su lista de invitados. Intentad que las dos listas estén más o menos niveladas y, si no es así, intentad compensarlas.

  1. Unificad las listas

Una vez hayáis decidido cada uno vuestros invitados, unificad los listados para trabajar con una sola en todas las decisiones que vayáis a tomar durante la organización. Aquellos invitados que hayáis descartado podéis agruparlos en una nueva lista para que, después de mandar la primera tanda de invitaciones y encontraros con bajas, podáis suplirlas con los integrantes del listado que estén en los primeros puestos. Por ello, las invitaciones se deben mandar con suficiente tiempo de antelación para iniciar un segundo envío.

Como habéis comprobado, preparar la lista de invitados es uno de los asuntos más difíciles y que más tiempo conllevan, por lo que se debe cerrar con la mayor antelación posible para empezar a organizar otras cuestiones de la boda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *