¿Cómo empiezo a preparar mi boda?
Bodas

¿Cómo empiezo a preparar mi boda?

Una boda es un acontecimiento importante donde, el primer paso, se da desde la ilusión. Aunque ésta mueva montañas, en ocasiones -o siempre- se necesitan ciertas responsabilidades para poder construir el evento que siempre habíamos deseado y supere nuestras propias expectativas.

Después de pasar el primer momento de alegría, los nervios nos afloran y probablemente no sepamos bien por dónde comenzar a planificar el día de nuestra boda: fecha, lugar de celebración, qué tipo de boda, decoración, catering, vestuario… No sabemos cuánto trabajo tiene organizarlo hasta que no comenzamos a ello, por eso es importante ponerse manos a la obra cuanto antes para barajar todas las posibilidades y convertir nuestro sueño en realidad.

¿Cuál es el principio? Mantener la calma, por supuesto. Igual que la ilusión. Todo va a salir perfecto siempre y cuando se siga una planificación y se realice con tiempo toda la preparación. Por eso, vamos a ello:

  1. La fecha

Será el punto de partida para que todo se mueva desde ahí. Si tenéis alguna preferencia, apuntadla. Es aconsejable que en los primeros pasos, todas las ideas puedas reflejarlas en algún tipo de documento para después ir ordenándolas. Con las fechas ocurre del mismo modo, ya que se puede disponer de varias y posteriormente ir descartando. Para escoger fecha confía en tus ganas, instinto y quizá hasta tradición, pero si no tienes preferencia por ninguna, debes saber que las épocas de más frío siempre suelen ser más económicas.

  1. ¿De cuánto presupuesto dispones?

Calcular cuánto dinero tenemos para poder gastarnos en nuestro día, es importante ya que con él comenzaremos a planificar cuáles son los servicios por los que apostaremos y las decisiones que se tomarán. Aunque es esencial, también debes saber que la parte económica no es la que exclusivamente cuenta y que no debe condicionarte en toda tu ilusión, siempre existen recursos que te harán conseguir todo lo que tengas en mente y que tu día sea tan especial como buscas.

  1. El lugar

No te vamos a decir que lo escojas ya, pero sí que hagas una selección de todos aquellos que crees que se aproximan a tu idea. Después de saber tu fecha y cuánto es el presupuesto, se debe enfocar lo previsto hacia el lugar de celebración, sobre todo también para saber la disponibilidad y si encaja con lo acordado.

  1. Los invitados

La famosa lista de invitados ya está aquí. Imagina con quién quieres compartir ese día y también, de la capacidad del lugar que habéis escogido, ya que dependiendo del aforo del que disponga, puedes aumentar o disminuir la cifra. Sea como sea, una cosa hay que tenerla clara: es tu día y aprovéchalo para disfrutarlo al máximo, por eso cuenta con toda la gente que te gustaría tener al lado.

  1. ¿Cómo será el tipo de boda?

Existen tantas temáticas como tu imaginación pueda alcanzar, desde la propia boda civil, hasta informal, rústica, con un tipo de decoración específico, en la playa… También dependerá de las posibilidades que ofrezca el lugar que habéis escogido, pero si está permitido, no te prives de disfrutar de la forma en la que tú deseas celebrar tu boda.

  1. Vestuario

¿Qué vas a ponerte para ese día? ¿Vas a diseñarlo tú o vas a comprarlo? ¿Será prestado? Puedes buscar inspiración si lo deseas por diferentes portales de Internet, dar un paseo por escaparates o directamente, apostar por tu propio instinto, ilusión y ganas y elegir el modo que más encaje contigo mismo. Tradicionalmente el ritual de elección de traje de novia y novio requería mucha implicación y tiempo, y aunque ahora no se renuncie a ello, sí se ha abierto más la posibilidad de nuevas formas de presentar la vestimenta. Siéntete bien, siéntete a gusto, siéntete cómodo y siéntete el protagonista.

  1. Invitaciones

En esta parte, como en la decoración, sé todo lo original que puedas y quieras. Ya no es imprescindible repartirlas de forma física, ahora puedes darle la invitación a tu gente en formato digital, por ejemplo. Eso sí, si vais a hacerlas llegar, sea del modo que sea, prepáralas con tiempo para contar con la confirmación al evento y que puedas organizar bien de cuánta gente vas a disponer en el día.

  1. Inmortalizar el momento

¿Vais a tener fotógrafo? ¿De qué manera vais a recordar ese día? Si tienes previsto contratar a un fotógrafo que te gusta, piensa en su propia disponibilidad y en el presupuesto, por eso es indispensable tener una planificación para saber si podéis contar con él o no en ese día -o los que tengáis pensados-.

  1. Déjate asesorar

Este es uno de los apartados más importantes. Uno siempre debe ser fiel a lo que busca, quiere y escuchar a sus ganas, pero también a todos aquellos profesionales que pueden asesorarte en qué es lo mejor para tu día y de qué manera puedes encaminar tu planificación para conseguir buenos resultados. Tener a un Wedding Planner al lado puede llegar a facilitarte mucho las cosas, pero también escuchar a todas aquellas personas que ya han pasado por el sí, quiero y que desde la experiencia te guiarán.

  1. Y ahora, el tiempo para vosotros.

Después del gran día, seguro que os apetece hacer un viaje que os haga seguir celebrando vuestro nuevo estado. Si tenéis previsto que así sea, no olvidéis los tiempos.

Que los nervios de tu boda comiencen a servirte para hacer un camino emocionante y lleno de ilusión… ¡Disfrútalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *